En la época de la II República, cuando Puerto de la Cruz vive todavía de cara al mar, con la serenidad de un pueblo aún no descubierto para la gran masa turística y un tanto ajeno al enrarecido aire que va poblando las tierras de la España peninsular, nace el “Orfeón Masculino de la Sociedad 14 de Abril”, siendo presidente de esta Entidad portuense don José Rodríguez.

Sociedad “14 de Abril”

Sociedad “14 de Abril”

La Sociedad “14 de Abril” nació como producto de una escisión en la Sociedad “Iriarte”, debido a un problema de “faldas” surgido durante una fiesta de Carnaval. Como consecuencia de ello, se producen ciertas diferencias entre los asociados y esto motiva una votación, resultando perdedores por un voto de diferencia el sector que fundaría la citada Sociedad “14 de Abril”, promotora del mencionado Orfeón.Esta agrupación Coral debutó en el Teatro Topham interpretando obras de su Director don Raúl de Lemus, músico de nacionalidad portuguesa, que compartía sus tareas de dirección con su ayudante el Sr. Raimundo.

Tras la marcha de los citados directores, que permanecieron con el Orfeón un año aproximadamente, motivada por la baja en la temporada turística, dado que los mismos trabajaban como músicos en el Hotel Taoro, y después de una emotiva fiesta de despedida en la Fonda “Casa Camila”, toma la dirección don Juan Reyes Bartlet, quien, con la inclusión femenina, le da al Orfeón el carácter de mixto. Sin embargo, y pese a realizarse numerosos ensayos, sobre todo de las zarzuelas Katiuska y Bohemios, el debut de esta Coral en su nueva etapa no se produce debido al comienzo de la Guerra Civil.

Durante la Guerra Civil, un gran número de jóvenes de la localidad se unieron para realizar funciones de Zarzuela que se representaban principalmente en el Teatro Topham. La dirección de la Orquesta estaba a cargo de doña Clementina Alvarez Peraza. Los empaquetados de plátanos regalaban los papeles para los decorados, que eran confeccionados por don Jerónimo Hernández (Jeromito) y los hermanos Domingo y Pablo Hernández Herrera.

Se pusieron en escena La Alegría de la Huerta, La Alsaciana, Noche de Reyes, y varios fines de fiesta con fragmentos de zarzuelas, canciones populares, etc. El fin principal de estas funciones era recaudar fondos para los soldados que se encontraban en el frente. Este tipo de actividades, pero con una finalidad claramente distinta, tiene continuidad durante los años cuarenta y cincuenta.

El Teatro Topham fue desde el año 1928 hasta finales de los sesenta el recinto que dio cabida prácticamente a toda la actividad artística que se generaba en Puerto de la Cruz. Esta sala, que contaba con unas con diciones acústicas magníficas, ha sido y es, por este motivo, añorada por los aficionados al canto y a la música en general que tuvieron oportunidad de disfrutarla. Desde su desaparición, nuestra ciudad no ha contado con un recinto de estas características, lo que supone una importante asignatura pendiente para Puerto de la Cruz en su infraestructura cultural.

Coro Mixto “Nuestra Señora de Guadalupe”

Por iniciativa del “Padre Flores” se crea el Coro Mixto “Nuestra Señora de Gua dalupe” a mediados de los años cuarenta, siendo su directora doña Clementina Alvarez Peraza. El nombre del Coro viene dado por la nacionalidad mejicana del “Padre Flores”, por lo que en su honor se llamó así.

Tenía como escenario habitual la Iglesia de San Francisco (hoy en período de res tauración) y de la que entonces era párroco don José Flores. A pesar del carácter parroquial de esta agrupación y estar sus actuaciones ceñidas al ámbito de la Iglesia, como ya se ha dicho, también realizaron algunas actuaciones en otros pueblos de la Isla: Vilaflor, Candelaria, Güímar, etc., en estas últimas para recaudar fondos destinados a la adquisición del Paso del Calvario.

Doña Clementina Alvarez Peraza fue profesora de piano en el Colegio Nazaret de Los Realejos, también dirigió en muchas ocasiones la orquesta que intervenía en el Teatro Topham ofreciendo actuaciones de zarzuelas, igualmente ejercía esta actividad musical en el Hotel Taoro. Muchos fueron los portuenses que conocieron de sus enseñanzas y que la recuerdan con gran afecto.

En el año 1943, don Juan Reyes Bartlet, siendo director de la Academia Municipal de Música, crea una coral de voces femeninas que permanece hasta el año 1947. Esta agrupación actuaba solamente durante las fiestas de julio, cantando la Misa con el acom pañamiento de un grupo instrumental formado por don Aurelio González Bravo (contrabajo), don Ramiro Reyes, don Alejandro García y doña Carmen García (violines), doña Leticia Reyes (órgano). Las jóvenes que formaban esta coral eran alumnas de la citada Academia Municipal.

Coral Polifónica del Puerto de la Cruz de la Sección de Arte del Instituto de Estudios Hispánicos.

El 8 de julio de 1955 tiene lugar en el Teatro Topham el debut de la “Coral Polifónica del Puerto Cruz”, de la Sección de Arte del Instituto de Estudios Hispánicos. De nuevo este teatro se convierte en marco para una celebración cultural, pues va a recibir con sus mejores galas a un grupo de portuenses que, bajo la dirección de don Alfonso Temes Diéguez, se incorporan al panorama de la música coral.

En poco tiempo, las actuaciones se suceden y todo hace presagiar una larga andadura para esta acción coral, aunque desafortunadamente estas expectativas no se cumplen por diferentes motivos, especialmente económicos, ya que, al existir pocas aportaciones en este sentido, las dificultades se multiplican y ello hace que esta coral desaparezca a finales del año 1959.

Don Alfonso Temes Diéguez había llegado a Tenerife desde Galicia, su tierra natal, destinado oficial de la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife; y el hecho de que haya sido director de la “Coral Polifónica del Puerto de la Cruz” tiene sus comienzos por una iniciativa del “Padre Flores”, párroco por entonces de la Iglesia de San Francisco, quien, conociendo que el Sr. Temes dirige en esos momentos la “Rondalla Universitaria” en La Laguna, se interesa por organizar en Puerto de la Cruz una agrupación de características similares con la intención de ofrecer algunas actuaciones por la época de Navidad, con el fin de recaudar fondos para su proyecto de “La ciudad de los muchachos”.

Son los Sres. don Manuel López y don Antonio Peraza, éste ya fallecido, quienes se encargan de contactar con el Sr. Temes. Organizada la Rondalla, y después de obtener un importante éxito, varios de sus componentes, entre ellos don Francisco Torres Real, se deciden porque esta aventura dé paso a una coral estable; ello tiene lugar, como ya he reseñado, con el nacimiento de la “Coral Polifónica del Puerto de la Cruz”. Esta agrupación contó en su repertorio con obras de importancia, sobre todo de carácter sacro. Actuó en varias poblaciones de Tenerife, organizó Alardes Corales, etc. Asimismo, participó en varias ocasiones con la Orquesta de Cámara de La Laguna, una de ellas, y tal vez la más importante, en la inauguración de la Basílica de Nuestra Señora de la Candelaria.

Orfeón Polifónico Juvenil

Orfeón Polifónico Juvenil

En el año 1956 nace el “Orfeón Infantil del Frente de Juventudes”, que más tarde pasaría a llamarse “Coro Polifónico Juvenil del Puerto de la Cruz” u “Orfeón Polifónico Juvenil”, siendo su fundador y director don Enrique Ortí Riba. Desde el día de su debut en el Teatro Topham se observa una calidad interpretativa importante en esta agrupación, que se irá ratificando a medida que sus actuaciones se hacen más frecuentes por las distintas poblaciones de la Isla, donde estos jóvenes, algunos prácticamente niños, ponen de manifiesto una excelente preparación artística.

La gran mayoría de las actuaciones de este coro tuvieron lugar durante la celebración de veladas lírico-musicales, tan frecuentes en esa época, y donde tenían cabida el canto coral, actuaciones orquestales, pianísticas, canción ligera, danza, etc.

Según nos cuentan las crónicas periodísticas del momento, estos cuadros artísticos estaban compuestos generalmente por miembros del Frente de Juventudes, de la Sección Femenina de Falange y de la Academia Mercantil “Iriarte”. En una de estas veladas, concretamente en la celebrada con motivo de la campaña pro-Navidad y Reyes del año 1956, este Orfeón estrenó el Canto al Puerto de la Cruz, con música de don Enrique Ortí y letra del escritor don Luis Gálvez Monreal. Tal vez sea ésta, junto a una inter vención efectuada durante un Alarde Coral organizado por el Orfeón “La Paz” en la ciudad de La Laguna, las dos actuaciones que recuerdan con más cariño muchos de sus miembros, al menos, así ocurre con los que nosotros hemos tenido oportunidad de hablar.

El Orfeón desaparece con el fallecimiento repentino del Sr. Ortí, acaecido el 3 de noviembre de 1961, finalizando así una etapa de la cultura portuense iniciada por un músico nacido en Castellón, que fue profesor de Solfeo y Director de la Masa Coral de la Sociedad “El Micalet” (Instituto Giner de Valencia), Director de la Banda Municipal de Cheste (Valencia), autor de canciones corales de corte popular con las que obtuvo en varias ocasiones los primeros premios en los Juegos Florales de “Lo Rat Penat”. Es de destacar su Villancico Esta Noche es Nochebuena, muy arraigado a nivel nacional y del que se han realizado grabaciones discográficas en distintas versiones corales. Autor asimismo de trabajos pedagógico-literarios como su TEORIA DE LA MUSICA e IMPORTANCIA SOCIAL DE LA MúSICA SOBRE EL SENTIMIENTO HUMANO, y de obras para Orquesta sinfónica (algunas fueron estrenadas por la Orquesta Sinfónica de Valencia), de cámara, para bandas, coro etc.

Profundo enamorado de la música folklórica, cabe destacar de su estancia en Puerto de la Cruz la recopilación de canciones populares canarias, su armonización y arreglos corales para dos, tres y cuatro voces mixtas. Este es, muy resumido, el perfil artístico del fundador de aquel Orfeón del 56.

Años setenta…

La década de los años sesenta, especial mente importante para la ahora ciudad de Puerto de la Cruz (cuyo título, junto al de Excelencia para su Corporación Municipal, le había sido otorgado por decreto de 26 de julio de 1956), no será sorprendentemente abundante, más bien escasa o nula, en cuanto a la actividad coral se refiere.

Y decimos sorprendentemente, porque en clara contradicción con épocas inmediatamente anteriores plagadas de necesidades, es ahora en que las condiciones económicas mejoran notablemente, diluyéndose poco a poco el fantasma de la pobreza y parece razonable que las expectativas culturales vayan en aumento, cuando la música coral sufre un tremendo decaimiento en Puerto de la Cruz.

Ese ambiente que pocos años atrás había vivido nuestra ciudad de forma tan intensa como breve prácticamente desaparece, con la excepción del “Coro Polifónico de Voces Blancas”, del barrio portuense de La Vera, quienes dirigidos por don Esteban Fariña Yanes permanecen desde el 62 al 68. Este coro tuvo sobre todo un carácter parroquial, realizando la mayoría de sus actuaciones en la Iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria, Peña de Francia de Puerto de la Cruz e Iglesia de Santa Bárbara, en Icod de los Vinos.

Durante esos años, y sin tratarse estrictamente de conjuntos corales, sí existen algunas agrupaciones como la que aparece en esta página en dos momentos de una actuación en la Navidad de 1963.

Estos grupos de “Lo Divino” se constituían exclusivamente para actuar durante esa época del año, casi siempre con fines benéficos. Sin duda, al coro con anterioridad mencionado, y a estas agrupaciones, se les debe que la música vocal no haya desaparecido por completo en nuestra ciudad durante la referida década. En la agrupación que ilustra este comentario, y que dirige nuestro querido amigo Emilio Zamora Cabrera, concurre una feliz circunstancia, como es la de que tanto él como varios de sus integrantes serían siete años más tarde fundadores de la Coral “Reyes Bartlet”.

Otras agrupaciones corales en Puerto de la Cruz desde 1970

Desde el año 1970 en que tiene lu gar el nacimiento de la Coral “Reyes Bartlet” hasta la fecha actual, han existido y desaparecido en Puerto de la Cruz cinco agrupaciones corales: Coro Polifónico de La Vera (1971-1974), dirigido por don Esteban Fariña Yanes; Coral Polif6nica de la Asociación Juvenil “Nueva Fuerza ” de La Vera (1974-1976), igualmente dirigida por el Sr. Fariña Yanes; Coral Parroquial de la Iglesia Anglicana (1976-1978) y Coral Infantil “Teobaldo Power” (1980), dirigidas por el Profesor David Goldsmith; y “Coro de Niños Cantores de Puerto de la Cruz” (1983-1985), dirigido por don Fernando Montserrat Rubio.

Don Esteban Fariña Yanes, quien también dirigiera el “Coro de Voces Blancas de La Vera”, del que ya hemos hablado, fue músico de la Banda del Regimiento de Infantería y ya en los años cincuenta fundó una Coral Infantil en La Laguna, dependiente del Orfeón “La Paz”, recibió enseñanzas musicales, entre otros, del Maestro Castillo, y ha preparado a un buen número de jóvenes para su ingreso en el Conservatorio.

Don Fernando Monserrat Rubio compartía sus actividades musicales con las de Profesor del Colegio Público “El Tejar”, al que pertenecía el coro fundado por él en colaboración con la Asociación de Padres de Alumnos de dicho Centro.

Coral Reyes Bartlet

Debut de la Coral Reyes Bartlet

Debut de la Coral Reyes Bartlet

El debut de la Coral “Reyes Bartlet” en el mes de julio de 1970, tras cinco meses de duros ensayos de la mano de José Manuel Cabrera Mejías, viene a llenar un amplio espacio de tiempo: toda la época de los años sesenta, en que la música coral es prácticamente inexistente, como ya se ha comentado.
Muchos fueron entonces los que pronosticaron una corta vida para esta recién nacida coral. Afortunadamente se equivocaron.
No vamos a enumerar aquí cuantos, ni quienes, impulsaron junto al maestro Cabrera el resurgir del canto coral en Puerto de la Cruz; y no lo hacemos porque nos disgustaría muchísimo dejarnos algún nombre involuntariamente en el olvido. Por ello, lo que si hacemos complacidos es agradecer profundamente el anhelo y preocupación de estas personas que no cejaron en el empeño de ver realizadas sus ilusiones, y poder así rememorar como coralistas pasadas experiencias.

Dividiendo la historia de la Coral “Reyes Bartlet” en cuatro etapas, tal como lo hemos hecho, esta tercera bajo la dirección de David Goldsmith será prodiga en acontecimientos que nos irán consolidando definitivamente.

Durante estos años se incorporan un importante número de obras al repertorio de la coral y su actividad se hace mucho más constante, tanto en nuestra Isla como fuera de ella.

En junio de 1981 tiene lugar la primera salida de nuestro archipiélago, viajando a Madrid y Toledo. Un año después viajamos a San Sebastián de La Gomera, y en 1983 a Las Palmas de Gran Canaria, año éste en el que también realizamos una gira artística por Cantabria, actuando en Laredo, Torrelavega y Cabezón de la Sal.

Durante este periodo se inician actuaciones hoy ya tradicionales, como pueden ser los Conciertos de Navidad en La Peña de Francia, ciclos de conciertos organizados por el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, festividad de la Candelaria en la Parroquia de la Concepción de la Villa de La Orotava, encuentros corales “Ciudad de La Laguna” y “Villa de La Orotava”, etc.

Otros acontecimientos de importancia en esta etapa son la participación de la Co ral “Reyes Bartlet” en el III Festival de Opera “Alfredo Kraus”, en colaboración con la A.T.A.O., y el nacimiento de la Asociación Musical “Reyes Bartlet”.

Estos son algunos apuntes de la actividad desarrollada por la Coral “Reyes Bartlet” bajo la dirección de David Golsmith, quien sigue manteniendo constantes colaboraciones con la misma y del que guardamos un gratísimo recuerdo, no sólo por su culta aportación musical, sino, además, por su gran calidad humana.

En el año 1981 nace la Asociación Musical “Reyes Bartlet” y tiene lugar el primer viaje a la Península.

Con David Goldsmith, la Coral “Reyes Bartlet” realizó dos giras artísticas por tierras peninsulares: Madrid y Toledo (1981), Laredo, Torrelavega y Cabezón de la Sal (1983).

Asimismo se visitó San Sebastián de La Gomera (1982) y Las Palmas de Gran Canaria (1983). Estos viajes eminentemente culturales sirvieron, además de para mostrar nuestro trabajo fuera de Tenerife, para aportar nuestro granito de arena en la promoción de Puerto de la Cruz desde una vertiente cultural, al igual que para estrechar lazos con otros compañeros dedicados a la actividad coral, como pueden ser los casos de la “Coral Salvé” de Laredo, Coro “Ronda Garcilaso” de Torrelavega, “Coral Cántabra” de Cabezón de la Sal, ‘‘Agrupación Musical Toledana’’ etc. Con todos ellos pasamos momentos de muy grato recuerdo. Queremos tener aquí una especial mención para nuestro amigo Manuel Santos Caldas, un visitante habitual de Puerto de la Cruz que se desvivió en atenciones para con la Coral “Reyes Bartlet” durante nuestra visita a su tierra cántabra.

Esta cuarta etapa de la Coral “Reyes Bartlet” bajo la dirección de José Híjar Polo, y aún valorando muy positivamente las tres anteriormente citadas, es sin duda la más importante de cuantas ha vivido nuestra coral, la de los proyectos más ambiciosos y la de mayor actividad y proyección.

En este período, que va desde abril de 1984 a la fecha actual, nacen los encuentros corales “Puerto de la Cruz”, se viaja a Castilla-La Mancha, ofreciendo conciertos en Alarcón, Toledo, Tarancón y Cuenca, a La Gomera y a La Palma, se llevan a cabo proyectos tan sugestivos como pueden ser la realización de dos trabajos discográficos y nuestra participación en la interpretación de la Novena Sinfonía de Beethoven, dos hechos de especial importancia para la Coral “Reyes Bartlet”, como se comentará en las páginas siguientes.

También es de destacar las colaboraciones con otras entidades culturales, como es el caso de la Orquesta alemana “Die Lustigen Egerlánder” y la coral británica “Southport Grosvenor”.

En otro orden de cosas, durante estos años se incorporan al repertorio de la coral más de 70 nuevas obras así como un importante número de nuevos miembros, que es la mejor garantía de continuidad. En el año 1987 y con la intención de abarcar otros campos de la cultura, aparte de los estrictamente musicales, nuestra Asociación pasa a denominarse Asocia ción Cultural “Reyes Bartlet”.

El avance técnico de la Coral “Reyes Bartlet” en esta etapa es incuestionable y puede decirse que, con la dirección de José Híjar Polo, ésta ha adquirido un estilo propio que hace presagiar un futuro exitoso de continuar en esta línea.

Como es fácilmente comprensible, nos hemos limitado en este apartado a comentar brevemente algunas de las actuaciones más relevantes de este periodo que se complementarán más adelante con algunas otras, ilustradas con fotografías o programas, dada nuestra intención de facilitar una información amena que no sería posible si fuésemos a enumerar todas y cada una de las actuaciones ofrecidas por esta coral en estos seis años.